Bienvenidos - Welcome

Lejana, indómita, fría, salvaje, ventosa, inhóspita, remota, caótica...

Bella, majestuosa, mística, magnífica, misteriosa, soberbia, única, pintoresca, mágica...

Hay tantas palabras para definir este lugar... pero creo que lo mejor sería resumirlo en que es el sitio donde la naturaleza, la aventura y las leyendas se unen en este extremo del mundo...

Traducir / Translate

Seguidores

lunes, 27 de junio de 2011

Cenizas del volcan



Después de pasar un largo mes en Buenos Aires por trabajo, pude poner rumbo a Lago Puelo. Pero el viaje de regreso no fue nada fácil. El volcán Puyehue como muchos de ustedes sabrán, entró en erupción despidiendo cenizas que formaron una nube que no solamente cubrió buena parte del territorio argentino sino que días despues y por efecto de los vientos, cruzó el océano llegando a Australia y Nueva Zelanda. Esto sucedió el día anterior a mi viaje.

La situación era más que complicada pero a pesar de todo el ómnibus partió en horario y esa noche el viaje transcurrió sin inconvenientes. Durante la mañana, llegando a General Roca, el cielo empezó a cambiar, a verse turbio, el sol sin brillo; en Neuquén ya era evidente la presencia de cenizas en los autos y el cielo estaba completamente gris.




 A medida que transcurrían los kilómetros el panorama se iba haciendo cada vez más complicado. El paisaje era monocromático, los pastos, el cielo, todo parecía tener el mismo color grisáceo; el asfalto de la ruta ya no se distinguía de la banquina porque todo estaba cubierto de cenizas...

Pocos kilómetros antes de llegar a Piedra del Águila el viaje se hizo más dificil; la visibilidad ya era casi nula debido a la caída de cenizas y la que volaba por efecto del viento. Al arribar a Piedra del Águila, donde el ómnibus se detuvo unos minutos para reabastecerse, pudimos observar claramente la lluvia de cenizas... Unos cuatro centímetros de ese manto gris cubría toda la ciudad... El paisaje era desolador, triste...

Camino a Piedra del Aguila
El cartel lo dice todo...
Piedra del Aguila
Piedra del Aguila
Piedra del Aguila
 
 
Partimos nuevamente y unos kilómetros mas adelante la situación pareció mejorar en cuanto al tema de la visibilidad aunque el paisaje seguía teniendo el mismo color mire donde se mire. Se volvió a complicar cuando empezó a soplar viento en las zonas más altas, y el tránsito que había no permitía ver casi nada. El ómnibus iba casi a paso de hombre; el polvo era tan fino que empezó a meterse adentro y los que ibamos sentados en la parte de abajo tuvimos que irnos a la parte superior del coche para poder respirar. 



 Las aguas de las represas construidas sobre el río Limay tenían un color verdoso turbio, y en la zona de Confluencia la situación no estaba mejor. Los pinos que podiamos ver tambien habían perdido su color verde y una zona muy bonita conocida con el nombre de Valle Encantado no se llegaba a divisar por la pared gris que formaban las cenizas en el aire...






 
Ya casi llegando a Bariloche, cuando se ve por primera vez el lago Nahuel Huapi, con la ciudad al fondo y los cerros Catedral y López detrás de ella haciendo una magnífica postal, la sensación fue desoladora... Apenas se podía distinguir una parte del lago que tenía un color extraño y más allá solo el gris que nos venía acompañando desde hacía tantos kilómetros. Al entrar en la ciudad de Bariloche todo tenía el mismo color, las calles, los autos, los edificios, la vegetación... La poca gente que andaba por las calles iba cubierta con barbijos y gorros. Por el estado del ómnibus en la terminal nos pasaron a otro; al bajar vimos como había quedado toda la parte inferior del ómnibus y la cabina de los choferes...
Por suerte la última etapa del viaje entre Bariloche y Lago Puelo transcurrió tranquila, las cenizas no habían llegado tan al sur y todo estaba normal. Si bien arribamos con dos horas de atraso era prácticamente nada dadas las condiciones en las que se hizo ese viaje. 






Un párrafo aparte merecen nuestros chóferes; creo que es más que válido resaltar el esfuerzo de esos dos hombres que dentro de una cabina llena de cenizas donde se hacía muy dificil respirar, nos llevaron a nuestros destinos de manera tan cautelosa y preocupandose todo el tiempo por cómo estabamos nosotros... A ellos, gracias!

El desastre continúa, son miles las hectáreas que quedaron bajo las cenizas, ciudades enteras como San Carlos de Bariloche y  Villa La Angostura han perdido prácticamente la temporada turística invernal aunque no quieran reconocerlo; además otros lugares no tan conocidos por no ser turísticos como Ingeniero Jacobacci, Maquinchao y otras poblaciones de la llamada Línea Sur que ya venía  golpeada por la sequía demorarán mucho tiempo en recuperarse...
Gracias a Dios en Lago Puelo sólo tuvimos unos poquísimos rastros de cenizas, pero para la Patagonia fue un verdadero golpe de la naturaleza... ó un llamado de atención...



El micro en la terminal de Bariloche
Bariloche
Estacion de tren en Bariloche
Calle de Bariloche
Estacion de tren de Bariloche
En Lago Puelo
 

4 comentarios:

Presépio no Canal dijo...

Impressionante!! Que coragem a vossa e a dos condutores!
Estas fotos sao preciosas! :-) Um documento historico!
E bom saber-te de volta! :-)
Beijinhos!! :-)

Aledys Ver dijo...

Ahora sí puedo comentar - debe haber sido NetworkedBlogs el problema!
Impresionantes las fotos y la verdad que genial que sólo tuvieron 2 horas de retraso, pensé que habrían tardado una eternidad. Horribles las condiciones para viajar y si a los pasajeros los hicieron subir por las condiciones para respirar, imagino que los conductores en la cabina lo debe haber pasado muy mal.
DIos quiera que se recupere toda la zona muy pronto de todo este desastre!! Porque leyendo la prensa nacional (o bueno, de Bs. As.) parece que una vez que los vuelos se reanudan (de y hacia Bs. As., no necesariamente al sur) ya está todo bien y no merece la pena seguir hablando del tema...
Un beso, Patricia!

Katie dijo...

Patricia, your photos are astonishing and heartbreaking. My thoughts are with all of those affected by this natural disaster, and I hope that the region recovers as soon as possible! Thank you for making the situation seem more "real" through your words and images. Un beso, Katie

tia elsa dijo...

Las fotos son tan elocuentes como tu relato, realmente terrible, no sé como estará ahora la situación porque en Buenos Aires del tema ya no se habla, sin perjuicio que en el día de hoy ses suspendieron los vuelos desde aeroparque por las cenizas. Besos y me alegro que en Lago Puelo no tengan problema. Besos tía Elsa.