Bienvenidos - Welcome

Lejana, indómita, fría, salvaje, ventosa, inhóspita, remota, caótica...

Bella, majestuosa, mística, magnífica, misteriosa, soberbia, única, pintoresca, mágica...

Hay tantas palabras para definir este lugar... pero creo que lo mejor sería resumirlo en que es el sitio donde la naturaleza, la aventura y las leyendas se unen en este extremo del mundo...

Traducir / Translate

Seguidores

lunes, 26 de abril de 2010

Fin del mundo... USHUAIA - Relato Nº7: P.N.Tierra del Fuego

EN EL PARQUE NACIONAL TIERRA DEL FUEGO

Primera Parte

Temprano nos levantamos esa mañana con todo el anhelo de disfrutar la excursión a este Parque, deseando que el clima nos ayude aunque más no sea un poquito... y sorpresa!!!!!!!! Al correr las cortinas del ventanal de la habitación vimos el sol, el cielo despejado y solo algunas nubes. ¿Qué mas se podía pedir en este lugar tan cerca del fin del mundo?



Desayunamos y esperamos la combi en la entrada del hotel, afuera, disfrutando de las maravillosas vistas de los cerros que rodean la ciudad como el Cinco Hermanos y el Oliva. Llegó la combi de CANAL FUN e hicimos el breve trayecto hasta la entrada al Parque donde hay que abonar la entrada... En ese momento nos dimos cuenta que excepto los guías, nosotros dos eramos los únicos argentinos. Todos venían del exterior: Polonia, Estados Unidos, España, Inglaterra y hasta de la Isla de Malta!!!!




Habíamos pasado en el recorrido por la Estación del Tren del Fin del Mundo, pero nosotros no haríamos esa excursión, no nos agregaría mucho más al trekking de 3 horas que debíamos hacer desde Bahía Lapataia adonde regresaríamos a remo por sus aguas. Pero sigamos el recorrido tal como lo hicimos...



La combi nos dejó en Bahía Lapataia, donde está el famoso cartel fotografiado infinidad de veces señalando el final de la ruta 3. Pero no nos quedamos ahi sacando fotos porque tomamos un sendero que nos llevaría despues de una pequeña y fácil (aunque barrosa) subida al Mirador de Lapataia, desde donde pudimos tener una vista maravillosa de toda la bahía con sus aguas azules.



Luego atravesamos un bosque de lengas con algunos ciruelos y unos helechos muy pequeños que crecen casi a ras del suelo. Las lengas acá crecen finitas, muy cerquita unas de otras ya que tienen poca tierra donde echar raíces, entonces se juntan y sus raíces se entremezclan y unen para sostenerse. Vimos un árbol caído casi en el camino ya muerto, con la excepción de una rama que sobrevivió y se transformó en otro árbol... Y por entre los árboles empezaba a asomarse el Cerro Guanaco...



Pasado el bosque, el sendero nos permitió unas vistas más abiertas,  con el cerro Guanaco frente a nosotros, y los cerros circundantes...  Seguimos caminando, hasta llegar a divisar a lo lejos una de las tantas castoreras abandonadas que hay en el Parque. Los castores fueron introducidos en 1947 por la Armada Argentina, en ese entonces se trajeron 25 parejas de castores canadienses con la intención de usar sus pieles económicamente... pero resultó que la piel de estos no tuvo tanto valor económico como se pensó y se los dejó... Como no tenían depredadores naturales en la zona (acá no hay osos) y les sobraba comida se reprodujeron rápidamente, y hoy se transformaron en una plaga... Con sus afilados dientes talan árboles y van sacando ramas para armar diques, con los que inundan los bosques, y en el medio hacen su madriguera con entrada subterránea por el agua... Hoy son una "invasión biológica", según los especialistas... estiman que hay entre 70 y 100 mil castores... En un momento de gran desocupación en la zona, se pagaba 5 pesos por cada cola de castor, con lo que pensaban eliminar de 7 a 10 mil ejemplares al año...





Como pueden ver en las fotos los senderos del Parque Nacional están bien marcados y señalizados. Despues de andar un trecho más cruzamos un pequeño arroyo y llegamos a la ruta 3, cerca del puente que cruza el río Ovando, uno de los ríos que pasan por este lugar, junto con el Lapataia.




Despues de cruzar el puente sobre el río Ovando y subir una pendiente en curva llegamos al mirador de la Laguna Verde, desde donde ademas de ver dicha laguna y uan castorera en construcción podíamos tener una vista espléndida de la llamada Cordillera de Darwin, ya en territorio chileno, completamente nevada. Nos detuvimos a observar lo que quedó de un árbol cortado por los castores...






En la próxima entrada seguiremos recorriendo este Parque Nacional... Gracias!!!!

4 comentarios:

tia elsa dijo...

Hermosa excurisión en el fin del mundo, una verdadera belleza, ni pensarlo no me puedo morir sin conocerlo. Besos y gracias por compartir vuestras vivencias, tía Elsa.

MIGUEL NONAY dijo...

Que recuerdos me trae este post, donde hemos coincidido en lugares comunes.

Para mí fue cumplir un sueño de la niñez.

Pocas veces uno se encuentra con una tierra con tanto atractivo, con tanta magia y con tanta historia.

Excelente este post como todos los que nos regaláis.

Cumplid vuestro sueño¡¡


Besotes y abrazos, grandes

A Salto De Mata

Patricia Sgrignuoli dijo...

Muchas gracias por sus comentarios!! Me alegro que les guste este lugar tan bello y alejado... vale la pena conocerlo!!!
Besos a ambos!

Sony dijo...

precioso tu blog,me ha gustado mucho,te invito a que pases por el mio tambien,te espero alli cuando gustes.

http://unrinconcitodecolores.blogspot.com/

en el mes de abril viajamos al sur de chile y de alli pasamos con mi esposo al lado argentino y conocimos bariloche,precioso,magico,encantador,magestuoso con su lago de fonde nahuel huapi,me has hecho recordar ese viaje.

te dejo un fuerte abrazo y feliz semana!!!!!